¿Por qué los niños temen a la oscuridad?

Buenas recomendaciones para ayudar a tu hijos a superar el miedo a la oscuridad, pasos importante para que tu hijo supere el miedo a la oscuridadEl miedo a la oscuridad en los niños

Cuando el velo de la noche cae, la imaginación vuela y nuestros sentidos pueden causarnos más de una mala pasada. Cuando eres niño la situación parece aún más problemática pues se asocia el miedo con un sin fin de sensaciones nuevas y atemorizantes.

Es normal que los niños presenten miedo a la oscuridad entre los 3 y 5 años y se puede extender hasta los 9 pero pasada esta edad puede tratarse de una fobia y será mejor acudir a un especialista. Nuestro papel de padres tiene infinitas funciones y una de ellas es ayudarlos a vencer sus temores. Hoy te enseñaremos como ayudar a tus pequeños a vencer el temor a la oscuridad. Veamos:



. ¿Por qué los niños temen a la oscuridad?: El miedo a la oscuridad puede estar asociado a la soledad o el temor al abandono. A veces los niños no se adaptan al cambio de casa o a dejar de dormir en la misma habitación que los padres y sienten que los dejamos de lado.

Otro factor importante es su imaginación, la noche se torna propicia para que los ruidos y las sombras se conviertan en grandes peligros que los acechan, tal vez han visto cosas atemorizantes en televisión, en alguna revista o puede que algún amiguito de kindergarden les haya comentado algo.

. ¿Qué debo hacer para ayudar a mi pequeño?: La solución es más sencilla de lo que parece, sólo sigue estos sencillos pasos.

 

 

 

• Establece una rutina: Relájalo para que se sienta a gusto en la cama y concilie rápido el sueño. Dale un rico baño, prepárale un vaso de leche tibia, léele un cuento y arrópalo con su manta preferida. Algunos padres dan suaves y relajantes masajes a sus pequeños para que duerman plácidamente.

• Convéncelo con juegos: Prueben en el día, en un cuarto oscuro, a jugar con las sombras chinas, la gallinita ciega o romper la piñata. Cuando vendes sus ojos, tu niño estará en completa oscuridad y poco a poco irá perdiendo el miedo. Así cuando en la noche le asalte el temor recuérdale que bien pudo vencerlo estando con los ojos vendados.



• Dale seguridad: No lo recrimines ni lo trates de cobarde, burlarte de él tampoco funcionará. Dale un paseo por toda la casa y muéstrale lo segura que es. Si lo notas muy inseguro prueba con darle un osito de felpa que lo acompañe todas las noches, coloca una lamparita de luz muy tenue en su mesita de noche y también una foto de toda la familia que siempre lo estará cuidando.

• Cuentos especializados: Visita la librería y pide libros que traten sobre ese tema en específico, revísalo en casa y dale a tu pequeño la experiencia de conocer a niños pequeños como él que superaron su miedo a la oscuridad.

. Lo que debes evitar:

• Encender la luz para que se calme: Lo ideal es que se acerquen a él y lo tranquilicen con sus voces y caricias pero no que respondan de inmediato con luz porque no aprenderá a perder el miedo a la oscuridad.

• Dormir con él: Está bien visitarlo y tranquilizarlo pero no dormir en su habitación o llevarlo a la tuya.

• Castigarlo: Si conoces su temor no lo amenaces con dejarlo encerrado en una habitación oscura o se convertirá en fobia.

• Imponer tus gustos: Si el niño le tiene miedo a los payasos no decores su cuarto con diseños de ese personaje.

Ayuda a tus hijos a superar sus miedos y nunca dejes de preguntarle lo que siente. Cuidarlo es señal de amor.



 

 

Imagenes cortesia de “Stuart Miles”/ FreeDigitalPhotos.net

Tags:
Buenas recomendaciones para ayudar a tu hijos a superar el miedo a la oscuridad, pasos importantes para que tu hijo supere el miedo a la oscuridad, ejemplos de como tu hijo puede superar el miedo a la oscuridad, excelentes tips de como enseñarle a tus hijos no tenerle miedo a la oscuridad

 Si fùe de tu agrado esta pàgina puedes apoyarnos haciendo un click en me gusta de Facebook, G+, twitter, otros internautas como tú, te lo agradecerán .



Deja tu comentario

Tu email no va a ser publicado , si deseas escribe uno de fantasia.